El Almirante da el golpe y vence en los penales a la U y se instala en los cuartos de final de la Copa Chile


Fernández Vial dio el golpe ante la Universidad de Chile. Luego de que ambos equipos igualaran 1-1 tanto en la ida como en la revancha, el Almirante, cuadro recién ascendido a la Primera B del fútbol nacional, se impuso en los lanzamientos penales a los laicos y se instaló en los cuartos de final de la Copa Chile, instancia en la que se medirá con Coquimbo Unido.

El conjunto local salió a buscar la sorpresa desde el arranque. Con una clara intención de conseguir temprano la apertura de la cuenta para complicar de entrada el planteamiento de los azules. Muy activos se vieron, por ejemplo, Luis Felipe Pinilla, jugador formado precisamente en los laicos, y el habilidoso Kevin Harbottle, quien comandó de principio a fin los ataques de los Aurinegros y estuvo cerca del 1-0, con un tiro de distancia que se fue apenas desviado.

Los dirigidos por Esteban Valencia buscaron, principalmente, apoderarse de la posesión para, mediante transiciones veloces y Nahuel Luján que fue de más a menos tres cuartos de cancha, acercarse al arco custodiado por Gustavo Merino. El Vial supo aprovechar eso. Porque, mientras la U cruzaba la mitad de la cancha con un alto volumen ofensivo, su adversario hacía sufrir a la zaga estudiantil con salidas explosivas.

Así fue que los dueños de casa encontraron el primero de la jornada. Harbottle ganó varios metros por el sector izquierdo, cruzó el balón por aire hacia el otro sector. Felipe Loyola lo levantó hacia el centro y un mal despeje de Luis Casanova se lo dejó servido a Fabián Espinoza, quien, en los 16′, sacó un vehemente remate que se estrelló en el vertical izquierdo de Cristóbal Campos, pero luego capturó al rebote y no falló, dejando sin opciones al joven meta.

Eso sí, poco le duro la alegría del 1-0 al Almirante. Y es que los universitarios consiguieron el empate de inmediato. En los 18′, Jeriberth Carrasco derribó en el área a Joaquín Larrivey y el juez del cotejo no dudó en sancionar la pena máxima para la visita. El mismo delantero argentino se encargó de ejecutar el lanzamiento con éxito, batiendo al arquero Merino con un disparo al centro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.