NBA: Triunfos de Bucks y Warriors en comienzo de la temporada

Derrotaron a dos de los grandes favoritos, los Nets y los Lakers respectivamente en el primer día de actividad de la temporada 75 en su fase regular.

En números: la NBA celebra la temporada del 75 aniversario

La NBA volvió a la actividad con la intención de tener una temporada prácticamente normal (salvando las distancias), y para arrancar, como siempre, metió dos partidazos para acaparar la atención: el campeón Milwaukee recibiendo a Brooklyn Nets y los Lakers como anfitriones de los Warriors.

Aunque los cuatro equipos no están en plenitud aún (Irving no jugará por ahora con los Nets por su negativa a vacunarse y Klay Thompson todavía no está disponible en Golden State), la propuesta no podía ser mejor, y los partidos lo confirmaron.

Milwaukee empezó con la firmeza de quien se sabe el mejor. El equipo como tal y Giannis Antetokounmpo en particular, crecieron en forma exponencial en confianza a partir del título conseguido en la pasada campaña y eso se contagió a todos los integrantes del equipo, incluso los nuevos, que entraron como piezas a medida de lo que necesitaba Budenholzer. Buen aporte de Grayson Allen (10) y sorprendente juego del nigeriano Jordan Nwora (15).

Los Nets, sin Irving, no pudieron hacerle frente y, si bien el juego fue relativamente parejo por momentos (Brooklyn llegó a achicar a 8 en el último cuarto), todo el partido se sintió en el aire que Milwaukee no podía perderlo. Giannis tuvo un estreno furioso (32+14+7), tapando los 32 de Durant y el gran debut de Patty Mills con los Nets (21 y 7 triples), demostrando que el título logrado más el MVP en las finales pueden haber sido una bisagra en su carrera. El final fue amplio: 127-104 para los Bucks.

Imagen

El segundo plato fuerte no defraudó a nadie: LeBron vs Curry, Lakers vs Warriors. Dos de las estrellas más convocantes, dos de las franquicias más valoradas y seguidas. Esperando por al retorno de Klay Thompson (diciembre-enero), los Warriors se apoyaron en un efectivo Jordan Poole para disimular la noche fallida de Curry (5/21 de cancha para 21 puntos finales y triple doble, pero en Curry, fue una noche floja), y en otros actores secundarios, como Damion Lee y, sobre todo,  Nemanja Bjelica (la rompió toda), para dar el batacazo de la noche, ganando de visitante 121-114.

Los Lakers dominaron buena parte del partido, con Anthony Davis dominante en la primera parte y LeBron todo el partido, pero a diferencia de Golden State, estuvieron absolutamente solos. Los nuevos fueron un fiasco. Westbrook no aportó nada, Carmelo Anthony empezó bien pero se diluyó hasta desaparecer, Rondo mostró poquito, Bazemore lo mismo y los dos pivotes (Jordan y Howard), solo ayudaron algo en defensa.

Cuando llegó el último cuarto, Davis ya no era el mismo y LeBron (que terminó con 34), tampoco, y los demás no supieron cómo dar la cara. Se notó fastidio en James por no sentirse acompañado, y eso fue un círculo vicioso, porque hizo que forzara situaciones de más. GSW sacó provecho de los errores rivales y lo sentenció pasándose el balón en el último cuarto para ganar 121-114. Esto recién empieza, pero las sensaciones en los Lakers no fueron nada buenas.

Imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.