Djokovic y Medvedev a la gran final de París – Bercy

El serbio debió remontar para vencer al polaco Hurkacz, en tanto el ruso arrasó con el alemán Zverev en semifinales.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1106_paris_devolve_costas_capa757.jpg

Daniil Medvedev ha derrotado a Alexander Zverev por doble 6-2 en una hora con 20 minutos de juego en las semifinales y disputará este domingo contra Novak Djokovic la mejor final posible del Masters 1.000 de París: el duelo entre el número 1 y 2 del mundo, además defensor del título.

Medvedev, de 25 años, ha demostrado un día más su granítica capacidad de desquiciar al rival más pintado. Su tenis embaucador sin fallos exige la mejor versión de su oponente si quiere salir vencedor y esta vez Zverev, otro tenista inmerso en una espléndida temporada, estuvo demasiado lejos de su nivel e incluso pareció por momentos casi una marioneta en manos del ‘artista’ Medvedev.

El alemán, inspirado de salida, empezó con la actitud y los golpes necesarios para dañar al ruso, pero Medvedev salvó un 15-40 en el cuarto juego del primer set y, a partir de ahí, enredó a ‘Sasha’ como araña que caza a su víctima hasta inmovilizarla por completo.

Del posible 1-3 y saque para Alexander se pasó al 3-2 real y servicio para Daniil, que sí hizo el break en el quinto juego. El alemán tuvo otra bola para devolverle a continuación la rotura y restablecer la igualdad, pero el ruso solventó también esa situación y desde ahí ya voló libre hacia la victoria ante un Zverev sin la fe ni la cabeza preparadas para una hipotética remontada: doble 6-2 inapelable al número 4 mundial.

La solidez de Medvedev a menudo asusta por su facilidad para meter bolas inverosímiles: sólo cometió ocho errores no forzados por 35 de ‘Sasha’, distancia tan abismal que sus 18 golpes ganadores quedaron así eclipsados (el ruso hizo 14).

En tanto, Novak Djokovic aterrizó con una misión en París: mantener el número 1 del mundo al terminar el curso. Para ello, tenía que meterse en la final y no dar opciones al motivado Daniil Medvedev. Así se presentó ante Hubert Hurkacz en el penúltimo partido del último Masters 1000 de la temporada, y, aunque con susto mediante, consigue entrar en una final más en su año más grande como tenista.

El serbio mantiene un récord increíble de 7-0 en semifinales en París. Rafael Nadal fue el primero en padecerlo, en 2009; a Roger Federer le ganó tres veces (2013, 2015 y 2018); mientras que a Kei Nishikori (2014) y Grigor Dimitrov (2019), una. La efectividad de Nole es digna del máximo campeón de este certamen, que con cinco coronas lidera absolutamente (2009, 2013, 2014, 2015 y 2019). Incluso en esta edición irá por un nuevo título para seguir estirando su ventaja.

Luego del 3-6, 6-0 y 7-6 (5) ante el polaco, el resultado del segundo parcial le otorgó otro récord y una ventaja sobre el resto de los tenistas. Con 40 ocasiones, es el jugador que más 6-0 ha conseguido en torneos Masters 1000 desde 1990 hasta la actualidad. Por debajo, Nadal, con 38; Andre Agassi y Federer, con 21; David Ferrer, con 18; Jim Courier, con 16; y Andy Murray, con 15.

El serbio no para de romper marcas y mantiene un gran cierre de temporada: además de mantener el número 1 del ranking, todavía le queda el posible broche de oro, las ATP Finals de Turín.

Semifinales

[1]Novak Djokovic (SER) a [7]Hubert Hurkacz (POL), 3/6, 6/0, 7/6(5)

[2]Daniil Medvedev (RUS) a [4]Alexander Zverev (ALE), 6/2, 6/2

Image

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.