Australian Open: Tabilo no pudo contra Carlos Alcaraz

El español 31 del mundo, ratificó su favoritismo y venció al chileno en tres set, tras una hora y 54 minutos.

Comenzó el primer Grand Slam del año, el abierto de Australia y en el court 7 fue el debut de Alejandro Tabilo (136°) que sabia que el sorteo no le había sido favorable, pues lo emparejo nada menos que con Carlos Alcaraz (31°), quien no solo está más de 100 puestos sobre el nacional, sino además es considerado la gran esperanza española y sucesor de Rafael Nadal.

Alcaraz volvía a la escena del circuito ATP en un escenario grande, en el torneo en el que consiguió hace un año su primera victoria en un Grand Slam y con ilusiones renovadas, un nuevo estatus como tenista y una exhaustiva pretemporada a sus espaldas, el primer test del Open de Australia 2022 para el murciano se saldó con una victoria solvente, contundente, de jugador grande y de jerarquía en el circuito: 6-2, 6-2 y 6-3 sobre un Alejandro Tabilo que mostró muy buenas dotes, niveló en sensaciones el tercer set pero se vio superado por el endiablado ritmo de su oponente, en especial en los intercambios de más de tres o cuatro golpes desde el fondo de la pista.

Un primer paso sobresaliente para el español, que suma su primer triunfo del año y avanza a segunda ronda, donde enfrentará a Dusan Lajovic o Marton Fucsovics.

Alcaraz empezaba enchufado, pero al igual que firmaba su primer break, cedía un servicio que tardó algo más que el resto de golpes en carburar. Aclimatándose a las condiciones y a las incómodas condiciones de Tabilo, un zurdo con interés por enroscar la pelota y un magnífico arsenal de variantes en su repertorio, Carlos necesitó en torno a cuatro juegos para meter velocidad de crucero.

A partir de ahí, una vez encontró estabilidad en su primer golpe, tomó una ventaja demasiado grande para el chileno. No estaba jugando nada mal Tabilo, subiendo a la red, lanzando dejadas tras verse superado desde el fondo, pero Alcaraz empezaba a destapar el tarro de las esencias desde un golpe que lo cambia todo: el resto.

Porque, ante un rival que exhibe el saque como una de sus fortalezas, ganar el 50% de los puntos al resto en la primera manga y dejar un 41% de puntos ganados con el primer saque a Tabilo en dicho parcial muestran que la intensidad y el primer paso explosivo de Alcaraz le permiten ser agresivo desde la primera bola.

Si el resto fue protagonista durante la primera manga, desestabilizando por completo los primeros golpes de Tabilo y neutralizando cualquier tipo de ventaja generada, Alcaraz encontró el cénit de su tenis en un segundo parcial donde no se le pudo poner ni un pero. Fueron momentos de dudas para Alejandro, generadas en buena lid por la excelente actuación de un Alcaraz que ya no solo combinaba potencia en sus servicios, también efectividad.

El inicio del tercer set fue muy diferente a todo lo anterior. Tabilo subió una marcha en cuanto a la intensidad de sus piernas y su tolerancia a los largos intercambios, haciéndose más sólido desde el lado del revés y aprovechando la fuerza de la derecha de Carlos para montarse en la bola y generar muy buenos ángulos con dicho golpe. El pequeño momento de impás de Alcaraz al resto, concediendo bastante más, permitió que el duelo entrase en una especie de equilibrio en la que, a diferencia de en sets anteriores, Tabilo encadenó una serie de juegos al saque sin demasiado peligro, buscando aprovechar un mínimo resquicio en el lado contrario (venía de no tener ni una sola bola de break en el segundo set). Sorprendiendo con las dejadas, siendo mucho más agresivo con su derecha cruzada, Tabilo crecía en confianza.

Sin embargo, Carlos vio la necesidad de volver a imponerse y volvió a proponer un nuevo cambio de ritmo desde la activación de piernas al resto. Los nervios volvieron a llegar a la cabeza de Tabilo y eso lo aprovechó Alcaraz para soltarse con la derecha y gritar tras un nuevo break, un uppercut directo al mentón de Alejandro que parecía encarrilar por completo el duelo. Así fue, finalmente: una victoria en tres mangas, cómoda, solvente, con la tranquilidad de quien camina consciente de su calidad, su ritmo y su velocidad pertenecen al grupo de los más grandes.

Image

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *