La tenista Kylie McKenzie demanda a su exentrenador por agresión sexual

«Tocaba todo mi cuerpo» señaló y demanda también a la Asociación de Tenis de los Estados Unidos por supuestamente saber que su exentrenador tenía antecedentes de agresión sexual.

Pudo ser una estrella del tenis de EE.UU., fue abusada por el entrenador y  ahora vuelve ilusionada al circuito - LA NACION

La tenista Kylie McKenzie, de 23 años, anunció en una conferencia de prensa que presentará una demanda por acoso y agresión sexual contra su exentrenador de tenis y la Asociación de Tenis de los Estados Unidos (USTA).

Acompañada por su abogado Robert Allard, éste comentó que McKenzie fue agredida sexualmente por el entrenador Anibal Aranda. Acusó a la USTA de supuestamente saber que Aranda tenía antecedentes de agresión antes de asignarlo su cliente como su entrenador. Cuando se conoció el acoso sufrido por McKenzie, otra persona denunció que Aranda la manoseó y le tocó la vagina sobre la ropa en un club nocturno de la ciudad de Nueva York alrededor de 2015, pero que no le contó el incidente a nadie.

McKenzie, de 23 años, entró en el equipo de entrenamiento de la USTA a tiempo completo en California cuando tenía 12 años. Ganó el campeonato nacional cuando tenía 15 y jugó el US Open júnior. Al año siguiente, ganó el Torneo Internacional Juvenil Eddie Herr.

Su carrera se frenó en seco a raíz de los episodios de acoso . «Aranda manoseó y tocó sexualmente a Kylie prácticamente en todo su cuerpo bajo el argumento de que eran técnicas de entrenamiento novedosas «, dijo el abogado Allard.

«Después de semanas de acoso, Aranda se abalanzó violando la parte más privada del cuerpo de Kylie», dijo Allard. «Fue entonces cuando Kylie se alejó de este hombre lo más rápido que pudo».

McKenzie dijo que comenzó a sufrir ataques de pánico, ansiedad y depresión. «Crecí dentro del sistema de la USTA y confiaba en ellos. Esperaba que se tomaran esto más en serio, pero me equivoqué», dijo McKenzie.

SafeSport, organización encargada de investigar las denuncias de abuso sexual y físico en los deportes, determinó que Aranda había acosado y agredido sexualmente a McKenzie. Suspendió a Aranda como entrenador durante dos años y lo puso en libertad condicional por dos años más después de descubrir que era tocó la vagina de McKenzie sobre su ropa con el pretexto de enseñarle una técnica de saque. Aranda siempre negó todo. Sugirió que McKenzie había inventado una historia porque le habían dicho que la USTA planeaba dejar de apoyarla, , según recoge The New York Times.

Chris Widmaier, portavoz de la USTA, dijo que cualquier sugerencia de que sus academias son inseguras era inexacta ya que siempre comprueban los antecedentes de sus empleados. Hace más de tres años, la Sra. McKenzie denunció un incidente y esa denuncia fue tratada con absoluta seriedad y urgencia. La USTA lo notificó inmediatamente al Centro de Seguridad Deportiva de los Estados Unidos y cooperó en una investigación completa y exhaustiva del incidente. La USTA suspendió al infractor el mismo día del informe y desde entonces no le ha permitido volver a la propiedad ni a ningún acto o evento patrocinado por la USTA», señaló Widmaier en un comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *