Copa Davis: Canadá es el último semifinalista tras superar a Alemania en dobles

Denis Shapovalov, junto a Vasek Pospisil, se rehízo de la decepción sufrida ante Jan-Lennard Struff, infligiendo la primera derrota en Davis Cup a la pareja formada por Kevin Krawietz y Tim Puetz, para medirse a Italia.

Se ha repetido hasta la saciedad que en la Copa Davis por Rakuten los rankings no cuentan. Y eso quedó patente en el duelo que abrió la eliminatoria de cuartos de final entre Alemania y Canadá y que enfrentó a Jan-Lennard Struff y Denis Shapovalov. Les separan 134 puestos en la clasificación mundial pero fue el número 152 el que se impuso, tras dos horas y 5 minutos de juego, al número 18. El resultado fue 6-3, 4-6 y 7-6 (2).

“Fue un partido muy cerrado. Estoy muy feliz por el resultado y ese primer punto para nuestro equipo. Ahora precisamos un triunfo más, pero esto era importante. Jugamos muchas veces contra Denis, es un gran jugador y una gran persona”, destacó el alemán.

Struff, que esta temporada ha tenido que lidiar con una lesión en el pie que le tuvo apartado de las pistas durante algo más de cuatro meses, ha intentado llegar a Málaga en el mejor estado de forma posible. Y sumaba su cuarto triunfo consecutivo (ganó sus tres partidos en la fase de grupos de Hamburgo) en la competición a costa de un Shapovalov que, al igual que durante toda la temporada, tuvo demasiados altibajos en su juego.

«Ha sido una temporada muy dura debido a las lesiones. Bajé en el ranking y ahora en el 2023 deberé comenzar desde la clasificación del Abierto de Australia. En el año tuve algunos buenos partidos, pero no ha sido fácil. Quiero hacer las cosas bien y regresar al lote del top 100. Es por eso que esta victoria me pone contento», sostuvo Struff. 

El número dos alemán, además, jugaba en sus condiciones favoritas. Su potente saque, unido a que, pese a su envergadura, se mueve con agilidad, puede golpear de ambos lados y subir con garantías a la red, fueron una tortura para un Shapovalov con demasiados altibajos en su tenis, demasiados enfados cuando las cosas no salen como él desea y constantes peleas consigo mismo y con todo el que se le ponga por delante.

Con todo, llegó a forzar un tercer set, y allí pudo salvar el juego en el que Struff sirvió para partido con 5-3 en el marcador. Dispuso allí de su primer punto de partido el alemán pero Shapovalov se resistió a perder en esa instancia y quebró el saque a la quinta oportunidad.

Así, se llegó al decisivo tie break en el que Struff adquirió una temprana ventaja (4-1) que, pese a los intentos del canadiense por reponerse, ya no lo lograría. A la segunda oportunidad de sentenciar el primer punto de la eliminatoria, el germano no dudó. Shapovalov le dejó una ‘patata caliente’ a su compañero Felix Auger-Aliassime, a quien sólo le sirve la victoria frente a Oscar Otte si Canadá quiere seguir aspirando a su primer título de la Copa Davis.

“Es increíble jugar por Alemania, es un honor. Significa todo. Sueño con esto desde que era muy pequeño y desde que empecé a jugar al tenis. Ganar este partido fue increíble y agradezco el apoyo del público y de mis compañeros. Conectamos muy bien”, finalizó Struff con una enorme sonrisa.

El número uno canadiense sigue demostrando que puede confiarse en su solvencia. Felix Auger-Aliassime saltó a la pista del Martín Carpena de Málaga con la presión de estar obligado a ganar después de que Denis Shapovalov cediera ante Jan-Lennard Struff por 6-3, 4-6 y 7-6 (2).

Y aunque el alemán Oscar Otte lo buscó con ahínco, el estado de forma actual de Auger-Aliassime, número seis del mundo, no dejó lugar a la sorpresa. Se imponía por 7-6 (1) y 6-4, en un partido sin estridencias pero muy efectivo en una superficie en la que ha superado a tenistas de la categoría de Carlos Alcaraz, Rafael Nadal y Novak Djokovic. Aunque el resultado parezca ajustado, el triunfo del canadiense nunca estuvo en duda.

“Intento darlo todo cada vez que salgo a la pista”, dijo Auger-Aliassime nada más concluir el partido. “Nunca es fácil en Davis Cup pero fui capaz de hacerlo bien con las cosas que yo controlaba y serví muy bien. Ojalá logremos la victoria en el próximo partido y podamos seguir”.

No lo van a tener fácil Vasek Pospisil y Denis Shapovalov, los elegidos por el capitán, Frank Dancevic. Al otro lado de la red estará una de las parejas más sólidas de la Davis Cup: los alemanes Kevin Krawietz y Tim Puetz, quienes aún no conocen la derrota en la competición en ocho partidos.

Se revolvió contra su suerte Canadá. Sobre el papel, jugarse el todo por el todo en el dobles, ante una pareja que no había perdido en 8 partidos de la Copa Davis como los alemanes Kevin Krawietz y Tim Puetz, era una apuesta arriesgada. Y también lo fue alinear junto a Vasek Pospisil a un Denis Shapovalov que había perdido el partido inicial ante un jugador situado 134 puestos por debajo de él en el ranking mundial como Jan-Lennard Struff.

Fueron precisamente Shapovalov y Pospisil los héroes de esa final de 2019 disputando todos los puntos que les llevaron al duelo con España, a la postre, campeona.  Aunque la cosa no empezó nada bien para ellos. La pareja alemana se adjudicó el primer set. Canadá estaba aún más cerca del abismo… Pero el entendimiento entre los dos tenistas canadienses, el ánimo constante que se transmiten el uno al otro y la sensible mejora en los golpes de Shapovalov les permitió remontar y terminar dominando con autoridad la contienda.

Hundimiento germano, que estuvo a un solo set de encadenar dos semifinales de Davis Cup, por primera vez desde el período 1993-95, en el que disputaron 3 seguidas.  “Todo el crédito para Félix por dejar al equipo con opciones”, dijo en pista Shapovalov, “nos ha salvado. Siempre es un placer jugar con Vasek. Es increíble compartir la pista con él”.

Por su parte, Dancevic destacó que “tuvimos que esforzarnos mucho. Los alemanes son un equipo increíble y teníamos que dar la cara. Estos chicos lo han hecho muy bien. Nuestro banquillo y nuestro personal de apoyo han estado increíbles. Todo el mundo estaba allí dando cada gramo de energía. Estoy muy orgulloso de los chicos. Vamos a prepararnos para la siguiente ronda”.

La apuesta de Frank Dancevic, el capitán canadiense, fue ganadora. Y los finalistas de 2019 están ya en semifinales donde el sábado 26 de noviembre se verán las caras con Italia, verdugo de Estados Unidos, a partir de las 09.00 horas.

Alemania 1 x 2 Canadá

Jan-Lennard Struff (ALE) v. Denis Shapovalov (CAN), 6/3 4/6 7/6(2)

Felix Auger-Aliassime (CAN) v. Oscar Otte (ALE), 7/6(1) 6/4

Vasek Pospisil/Denis Shapovalov (CAN) v. Kevin Krawietz/Tim Puetz (ALE), 2/6 6/3 6/3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *