Luto en el Atletismo: Muere Dick Fosbury, el revolucionario que cambió el deporte

El atleta estadounidense murió a los 76 años y fue el primero en implantar el Estilo Fosbury, la técnica que utilizan todos los saltadores en la actualidad.

México 1968. Final de Salto de Altura y un listón situado en los 2 metros y 3 centímetros. Todo transcurría con la normalidad habitual. Los saltadores de altura repetían uno tras otro los intentos hasta que llegó aquel estadounidense llamado Dick Fosbury.

¿Se imaginan en 2023 a un saltador que tratara de superar el listón lanzándose en plancha o con los dos pies por delante? Sin la revolución propiciada por aquel joven atleta de Oregon, quizá a día de hoy siguiera siendo una osadía afrontar la altura lanzándose de espaldas.

Apenas una semana después de su 76 cumpleaños, el pionero Dick Fosbury ha fallecido en su Portland natal. El campeón olímpico de Salto de Altura en México 1968 trascendió a la propia disciplina y al oro conquistado en aquellos Juegos Olímpicos por ser el primer atleta en saltar de espaldas, algo que a día de hoy repiten todos y cada uno de los competidores y que lleva su nombre: Estilo Fosbury.

El rodillo ventral, la técnica con la que los atletas saltaban de forma oblicua al listón desplazó en un primer momento a la tijera, la anterior técnica de salto que consistía en pasar una pierna antes que la otra por encima del listón.

Aquel pionero al que muchos trataron de loco destrozó cualquier lógica en el Estadio Olímpico del país centroamericano. Cuando Fosbury dejó de mirar al cielo del Distrito Federal y cayó sobre la colchoneta sin rozar siquiera el listón, la historia del atletismo cambió para siempre.

El estadounidense saltó 20 centímetros por encima de aquel listón con su novedosa técnica pese a lograr solo el récord olímpico, quedándose a cuatro centímetros del récord mundial en manos del soviético Valeri Brúmel.

En aquel 1968 Jim Hines rompió la barrera de los 10 segundos en los 100m lisos y el también estadounidense Lee Evans estableció el nuevo récord mundial de 400 metros bajando por primera vez en la historia de los 44 segundos, sin embargo el nombre propio de aquella cita olímpica no fue otro que Dick Fosbury y aquella icónica imagen que no es historia del atletismo, sino del deporte en general.

Poco a poco, y pese a no batir la plusmarca mundial, la física y la ciencia se llevaron la batalla en México, aunque la capacidad atlética de la que hacía gala la Unión Soviética en la disciplina en cada cita olímpica se volvió a poner de manifiesto en Múnich 1972, cuando Tarmak utilizó nuevamente la técnica del rodillo ventral para saltar 2’23 y lograr la medalla de oro.

No obstante, 28 de los 40 competidores en Múnich ya utilizaron la misma técnica que Dick para afrontar el listón, lo que mostró lo revolucionario de aquel salto cuatro años antes.