Rugby: Irlanda se corona como campeona y conquista su cuarto Seis Naciones

La selección gaélica logró un torneo inmaculado, culminando su victoria en Dublín por primera vez en su historia

La selección irlandesa de rugby no falló y se alzó, cinco años después, con su cuarto título de campeona del torneo Seis Naciones, tras imponerse este sábado por 29-16 a Inglaterra, que, pese a su tenaz resistencia, no pudo impedir el pleno de victorias del conjunto local.

Una inmaculada trayectoria que permitió a Irlanda conquistar el cuarto Grand Slam de su historia, el primero logrado en Dublín, que encontró en la victoria de los de Andy Farrel el mejor motivo para prolongar las celebraciones con motivo de la festividad de San Patricio.

Fiesta que pareció empeñada en aguar a la afición local un conjunto inglés enrabietado todavía por la contundente ‘paliza’ (10-53) que encajó el pasado sábado ante Francia, la derrota más amplia sufrida por el «XV» de la Rosa en toda si historia en Twickenham.

Owen Farrell, hijo del seleccionador irlandés, lideró el ataque de un conjunto inglés dispuesto a enmendar la afrenta sufrida ante los franceses con una victoria en Dublín. Inglaterra se situó a los catorce minutos con una más que interesante ventaja de seis puntos (0-6) gracias a los dos golpes de castigo transformados por Owen Farrell.

Pero ni así se puso nervioso el equipo irlandés, número uno de la clasificación mundial, ni mucho menos su capitán, Jonathan Sexton, que tres minutos más tarde redujo las distancias (3-6) con un golpe de castigo que le convirtió en el máximo anotador en la historia del torneo por delante de su compatriota Ron O’Gara.

Una patada que dio inicio a la remontada de la selección irlandesa, que en el minuto 32 dio definitivamente la vuelta al marcador (10-6) con un ensayo de Dan Sheehan y la posterior conversión de Sexton.

A esa ventaja se unió la superioridad numérica de la que gozó el cuadro irlandés desde los cuarenta y tres minutos con la expulsión del inglés Freddie Steward, que vio la tarjeta roja tras golpear a destiempo con el antebrazo el rostro del irlandés Hugo Keenan.

La superioridad numérica no impidió a Inglaterra volver a acercarse en el tanteador (10-9) a los diez minutos del arranque de la segunda mitad con un nuevo golpe de castigo transformado por Owen Farrell.

Resultado que llevó el nerviosismo al equipo irlandés, que no pareció respirar hasta que Robbie Henshaw, primero, y posteriormente Dan Sheehan, elegido mejor jugador del encuentro, situaron con sus ensayos con una ventaja de quince puntos (24-9) al «XV» del Trébol en el marcador.

La ventaja la convirtió en estéril el posterior ensayo de Inglaterra, que no pudo impedir que Irlanda celebrase todavía un ensayo más para poner punto y final (29-16) a una edición del Seis Naciones en la que los de Andy Farrell no han encontrado rival.

El mejor homenaje posible para el capitán irlandés Jonathan Sexton, que a sus 37 años disputó su último partido del Seis Naciones, del que se despide como su máximo anotador histórico con un total de 569 puntos.

Una leyenda que tratará de ampliar su hoja de servicios con el equipo irlandés el próximo mes de septiembre durante la disputa del Mundial que se celebrará en Francia y en el que el «XV» del Trébol se perfila como el principal rival de los tres «gigantes» del hemisferio sur: Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia