Playoffs NBA: Pelicans vuelve a sorprender a Suns y Miami pone en jaque a Atlanta

En los duelos finales el domingo, los Heat ganaron de visita y toman ventaja de 3-1 sobre los Hawks, pero New Orleans dio la sorpresa y ganó de visita a Phoenix y puso la serie 2 a 2.

Image

En el cierre de la jornada dominical en la NBA, que tuvo cuatro duelos en juego, donde los dos primeros están en nota aparte, Miami Heat no tuvo inconvenientes para ponerse 3-1 en Atlanta de visitante tras una completa producción que le permitió liquidar el pleito en el segundo cuarto y consolidarlo en toda la última mitad, para terminar ganando 110-86.

Miami tardó un poco en acomodarse en el primer cuarto, período que dominó el local mientras De’Andre Hunter (11 puntos) y Trae Young (6), estuvieron metidos y con la mira afilada. Pero Ice Trae desapareció el resto del juego (terminó con 9 puntos y 3/11 en cancha), y fue pan comido para el Heat, que tuvo un segundo cuarto fenomenal (30-15), para despegarse y ya tomar el control definitivo.

Para eso fue fundamental Jimmy Butler, el hombre de la noche, con diferencia, que sumó 36 puntos y se pareció mucho al que en el 2020 puso al Heat en la final contra los Lakers en la burbuja de Orlando. Tras la caída en el Juego 3, Miami necesitaba una actuación convincente y vaya si la tuvo. El martes, en la Florida, buscará liquidar y pasar a la siguiente ronda. 

En tanto, ¿Son estos Pelicans los mismos que arrancaron la temporada 1-12? Podría decirse que sí, pero también que no. Posiblemente el roster es el mismo (tampoco, porque la llegada de CJ McCollum terminó siendo importante), pero el estado anímico es otro, y eso a esta altura de la temporada es un valor agregado que, a veces, hasta define a un campeón.

Pero New Orleans está viviendo todo como un extra. Como algo que no esperaba. Ni siquiera esperaba caer en la postemporada, porque que se vinieran abajo los Lakers como se vinieron era improbable. Y que luego les tocaran los Clippers, de visitante, y también ganarles el play-in, era demasiado. Pero pasó todo eso, y el grupo viene juntando adrenalina, confianza y deseo, una combinación inigualable.

Es cierto que Phoenix es otro sin Devin Booker, pero los Pelicans tampoco tuvieron a Zion Williamson todo el año y nadie lo usa para justificar su temporada casi mediocre (está terminando de una manera totalmente distinta). La realidad es que los Pelicans ganaron en Phoenix cuando todavía estaba Booker (cuando se fue lesionado iban perdiendo), y que NOP está haciendo su mejor básquet del año.

Esta noche, Phoenix se vio en el medio de una tela de araña defensiva, que maniató a Chris Paul (4 puntos, 2/8 de cancha), que ofensivamente tuvo muchos músicos distintos (Ingram siempre primero, pero también Valanciunas, McCollum y el pibe Herb Jones, que la rompió), que tuvo a un José Alvarado que volvió loco a CP3, y que llegó a la conclusión de que puede ganar esta serie, aún si Booker vuelve.

Primero con McCollum, luego con Ingram y más tarde sumando a Valanciunas a esos dos, NOP tuvo casi siempre el control del score, pero sobre el final del tercer cuarto y en todo el último, fue dominante. Como si fuera un par de Phoenix. Quedó olvidado el pasado y vieron que podían ponerse 2-2 y llenar de dudas a su rival. Y eso ocurrió.

Porque el 118-103 con el que se cerró el partido deja todo a una definición al mejor de 3. Ya no es lo mismo. Y Booker no va a estar en lo que quede de esta serie. Es un hecho. Podemos estar ante la gran sorpresa de la primera ronda. Veremos. Ingram, con 30 puntos, fue el máximo anotador del ganador, mientras que Valanciunas sumó 26 y 15 rebotes.

Image
Image

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *